lunes, 10 de diciembre de 2012

¿Existe el amor para nosotros?




POR JAVIER VASQUEZ. Las relaciones entre hombres gay a menudo se centran en el aspecto sexual sin compromiso emocional. Pero también existen relaciones de amor entre hombres que optan por formar una pareja estable.

La capacidad de amar y de sentirse amado es una característica innata del ser humano que no está relacionada con la orientación sexual o identidad de género de una persona. De igual manera que entre los heterosexuales existe el amor, el amor también existe entre los homosexuales.
Es cierto que las personas gay podemos llegar a sentirnos muy solas. Pero la soledad no es una condición que afecta a una población particular como la comunidad gay. Todos los seres humanos pueden experimentar la soledad en alguna etapa de sus vidas. La soledad tampoco está relacionada con la orientación sexual de una persona, sino con un sentimiento individual.
Sentirnos solos
Una persona gay puede llegar a sentirse muy sola cuando está aislada, vive dentro del clóset, y cree que es el único homosexual en su entorno. Casi todos los hombres gay hemos pasado por esta situación, especialmente cuando sentimos vergüenza de nuestra orientación sexual.

No tener amigos gay con quienes compartir o heterosexuales que nos acepten y apoyen nos hace creer que somos diferentes, con una connotación negativa.

Por miedo al rechazo, tampoco compartimos abiertamente con nuestras familias, por lo que nos distanciamos. Y si decidimos salir del clóset con nuestros seres queridos y nos rechazan, eso exacerba aún más el sentimiento de soledad.
Tapar la soledad con el sexo
Es natural que a las personas les disguste sentirse solas, aunque hay situaciones en las que la soledad es beneficiosa para un individuo. Para eludir el malestar que a veces genera la soledad, las personas gay frecuentemente recurrimos al sexo como un escape, una forma aparentemente efectiva de llenar ese vacío.

Esto nos lleva a experimentar el sexo con múltiples parejas, a veces en lugares públicos o en relaciones casuales de una noche. El deseo sexual es a menudo correspondido, porque se trata de relaciones sexuales entre hombres, y el hombre, independientemente de su orientación sexual, es de naturaleza más sexual y menos emocional que la mujer.

Por ese motivo, suele ser más fácil para el hombre homosexual conseguir una pareja para tener sexo casual.

Como con todos los instintos, abusar del sexo puede tener consecuencias, especialmente si no se practican medias de protección para prevenir las enfermedades de transmisión sexual. Por otra parte, existe el peligro de que una persona, si tiene predisposición hereditaria, pueda desarrollar una adicción al sexo, en la que también influyen factores ambientales.

Cansados, buscamos el amor
A pesar que disfrutamos mucho del sexo, las relaciones sexuales por sí solas eventualmente dejan de servirnos para tapar la soledad porque, a la larga, nos cansamos del contacto físico con desconocidos y sentimos la necesidad de amar y confiar en alguien y, en especial, de sentirnos amados.

Es en este momento en el que añoramos conseguir una pareja estable que nos atraiga no solamente en el aspecto sexual, sino también en el emotivo, afectivo e intelectual. En otras palabras, queremos novio.

Por lo general, es un proceso complicado, aunque hay personas que consiguen pareja con más facilidad que otras, sin importar su apariencia.

El amor surge cuando estableces una conexión especial con otro hombre en la que haya objetivos comunes, comunicación, comprensión, tolerancia y valores que permitan construir las bases para una relación sólida.
Muchas personas gay logran establecer estas relaciones de manera duradera y comprometida. Hoy por hoy, no sorprende conocer a una pareja que lleve más de 30 años juntos.




El amor para los gay existe, consíguelo.

1 comentario:

Abel salvador vazquez tapia dijo...

Tu perspectiva me agrada pero no estoy deacuerdo con las respuestas. Tal vez como lo dicen mis amigos "Así lo vez tú, porque así es como te sientes..." No creo que la soledad sea la respuesta. Lo único que te puedo decir es... Hay un desconocido que te desea las mejores suertes."