miércoles, 19 de enero de 2011

Crónica en la disco Genetic


POR JORGE REYES. La música seduce mis sentidos y el andar de mi paso se dirige hasta la pista de baile


Sin sentirlo, la semana laboral ha pasado demasiado a prisa y otra vez, el sábado me toma por asalto. En los últimos días se ha hablado mucho de la discoteca Genetic que se encuentra ubicada en ruta 4 3-08 zona 4, pienso que sería buena idea visitarla y descubrir nuevos personajes que den realce a esta nueva edición. Activos, algunos de ellos. Pasivos, otros. Y versátiles.

Según me he informado esta discoteca cuenta con popularidad a nivel internacional, su nombre ha sonado en ediciones especiales donde conductores de televisión extranjera han catalogado a Genetic como la mejor discoteca de Guatemala. Bajo esta primicia he sido convocado en varias oportunidades por lo que he conocido a los creadores de este concepto: Byron Bracamonte y Rubén Castillo. Ambos han sabido dirigir sus esfuerzos para satisfacer los gustos exigentes de un público conocedor del buen gusto.

Al hacer mi ingreso, Rubén Castillo me da la cordial bienvenida e invita a pasar una velada fuera de serie. La música seduce mis sentidos y el andar de mi paso se dirige hasta la pista de baile, donde poco a poco me pierdo entre las luces multicolores y el humo seco empaña mi horizonte. Mi cuerpo empieza a ponerse en movimiento y percibo la buena energía de todos los que me rodean. Las horas transcurren y sin prestar atención, la música se apodera de este sentimiento que se deja llevar por ritmos conocidos que suenan sin parar. Minutos después, decido dejar de bailar para conocer el lugar y saber de qué se trata.

Tomo apuntes de todo lo que escucho y observo. Genetic ha sido diseñada bajo un concepto internacional, muy minimalista adecuado convenientemente para satisfacer los gustos más sofisticados. Está compuesta de tres niveles, donde se puede bailar y hacerse acompañar de amigos y conocidos. El lugar es muy espacioso que permite desplazarse con toda facilidad y comodidad. Noto que se han instalado tres barras que ofrecen una variedad de bebidas que refrescan las gargantas e hidratan los cuerpos sudados. Los amplios juegos de sala permiten sentarse cómodamente, charlar y disfrutar del ambiente que se genera alrededor y ¿qué se puede decir de las luces? su sincronía junto con la música que dicta el Dj Chichi, invitan hasta al más rígido ponerse en movimiento y bailar hasta quedarse sin aliento.

Las escaleras que conducen al segundo y tercer nivel, me recuerdan el ingreso de un teatro lujoso que transporta a una elegante sala, para presenciar un espectáculo fantasioso. Al girar detenidamente mi mirada veo que la gente luce sus mejores galas y cautivan las miradas con looks muy de acuerdo a la moda contemporánea. La gente que visita el lugar, viene de todas partes. Conocí a un diseñador salvadoreño y otro mexicano, quienes me aseguraron venir a nuestro país especialmente para visitar Genetic.

También tuve la suerte de coincidir con algunos amigos que conozco entre ellos actores, diseñadores y modelos. Debo reconocer que me dio mucho agrado saludar a los actores Wanda y Oscar, con quienes compartí escenario en una comedia musical hace algún tiempo. Asimismo, tuve la suerte de encontrarme a los diseñadores guatemaltecos Mauricio Samayoa, Héctor Oliva, Luís Vásquez y Luís del Cid, quienes entre bromas y risas bailaban como peces en el agua. Continúo mi rumbo, me acerco hasta la baranda del segundo nivel y me doy cuenta que en la pista de baile no hay lugar para un alfiler.

Todos se dejan llevar con toda disponibilidad y pareciera que nadie se quiere ir a casa. Contagiado por lo que observo, pienso que ya he anotado suficiente para compartirlo con ustedes, amigos lectores y me pregunto ¿qué hago aquí parado? de manera inmediata decido regresar a bailar y disfrutar junto con los demás, del buen ambiente y la impecable conducción de mi buen amigo locutor, Raúl Castañeda.

1 comentario:

Luwin Godoy dijo...

Wow me encanto estoy por ir pero aun no e podido llegar gracias por describirla tan vien.