miércoles, 16 de febrero de 2011

Amor y esclavitud

POR CALOR SEIJAS. Para Joseph Campbell hay cinco órdenes de amor:
a) la del amo y el esclavo;
b) la del amigo por el amigo;
c) de padre e hijo; d) el matrimonio;
e) el amor en sí mismo.

Para éste caso nos encontramos con niveles de amor, amor jerarquizado de menos a más, pero en sí hay que verlos más bien como formas de amor. Es decir que puede haber personas que no puedan hacer vínculos amorosos más que de amo y esclavo lo que es muy típico en las parejas posmodernas, hay un amo y un esclavo siempre, sea en el trabajo, en las relaciones matrimoniales, con los hijos, con los amigos, necesitamos controlar a los otros y subyugarlos, que hagan lo que nosotros queremos, en una palabra: que nos obedezcan.

…hay relaciones en el que la brecha de edad, educación, económica hace imposible otra relación que no sea la de esclavitud. Es muy típico que las personas que cuidan o limpian carros me digan “patrón”, “jefe”, “licenciado”, “maestro”, lo que evidencia una posición de amo y esclavo, y eso siempre va a ser así, siempre habrá personas que tendrán una visión del mundo estructurada en el imaginario de un Dios Todopoderoso, que no sabe otra cosa que colocar reglas y castigar.

La base de las relaciones amorosas siempre será la del amo y el esclavo, pues es forzada, uno compra al otro, lo manda, lo gobierna, pero sin uno no hay otro, por lo que el esclavo es un pequeño amo, pues todo amo necesita un esclavo y todo esclavo necesita un amo.

La sociedad patriarcal falocéntrica está basada en la relación del amo y el esclavo, por ello el no fornicarás es un mandamiento. El amo y el esclavo sólo pueden tener una forma de relación: la fornicación. Si me jodes, te jodo, si no me jodes, también te jodo.

Las parejas que se divorcian peleándose a los hijos, el dinero, las cosas en general, no fomentaron el amor de amigos sino el de amo y esclavo.


Amor-carne, amor-espejo y amor-fraternal
Se les puede ver a la vez de manifestaciones como niveles. Pues hay quienes no podrán amar más que al nivel de carne. El otro es carne para mí y me alimenta y cuando esté lleno me deshago de él, porque ya sólo es desecho. Es algo un poco más crudo que el amo y el esclavo, por ello prefiero hablar de carne. Pues la carne se corta, se pesa, tiene un precio, sirve de alimento, sacia y se tira. En términos de pareja es cuando lo único que se desea es la burda unión de los cuerpos por sí misma, satisfacerse con sexo.

El amor-espejo es la más típica de las parejas que llegan al matrimonio, los matrimonios se basan en la relación de espejo, como la del bombero ¿recuerdan? Yo quiero que el otro sea como yo quiero que sea. Finalmente en ésta relación uno desea que el otro se convierta en uno, es más cómodo, que se convierta en un mero reflejo de uno y atrapado en ese espejo esté condenado a repetir todo lo que el otro quiera.

Finalmente el amor-fraternal. Fraternos viene a tener una connotación de hermandad, y es ese complejo término griego ágape al que me refiero, es una amistad en la que ambos se respetan en sus diferencias una relación de amistad franca y abierta, una verdadera, si se me permite decirlo así, relación de pareja.



…nuestras relaciones deben cambiar del dominio a la entrega…



• No hay relación entre los sexos, los hombres no saben relacionarse con las mujeres y viceversa.
• Los hombres a través de la historia han demostrado que desde que dominan políticamente a las mujeres a través de la creación del matrimonio, sólo una cosa les interesa de ellas: su cuerpo.
• De tanto fornicarlas finalmente terminarán siendo madres y las madres son controlables, las mujeres no están inscritas por la cultura y antes de que se den cuenta hay que convertirlas a todas en madres.
• Muchas veces el homosexual adquiere estas actitudes creyéndose muy macho o creyéndose muy hembra.